Medios de comunicación

El control sobre los medios de comunicación ha sido ejercido por la Generalidad de Cataluña a través de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA). Dicho ente fue creado en el año 1983, sólo 3 años después de la elección de Pujol, con el objetivo de producir y difundir productos audiovisuales velando por la normalización lingüística y cultural catalana y ha sido clave en el auge del apoyo al separatismo por parte de los habitantes de Cataluña. La presencia de periodistas afines al separatismo en los medios públicos se ha acrecentado en la última década, expulsando a los que no comulgan con postulados nacionalistas y abogan por la neutralidad de la información.

Las jugosas subvenciones que la Generalidad otorga cada año a los medios privados, incluso a los grupos más prestigiosos (Godó y Prisa, principalmente), permite que la práctica totalidad de la información sea monocolor. Ello, sumado a la red clientelar que se ha tejido entre las productoras de los presentadores de los medios, da lugar al clima perfecto para que no exista un atisbo de pluralidad ni de neutralidad en las informaciones.

Volver